Guía básica para el cuidado de tus plantas

Guía básica para el cuidado de tus plantas

Aunque en la mayor parte de los abonos y fertilizantes que podemos encontrar en el mercado ya vienen instrucciones precisas sobre cómo, cuándo y en qué cantidad abonar nuestras plantas, hoy queremos compartir con vosotros una Guía Práctica de abonado, con consejos básicos que os servirán también si optáis por fertilizantes naturales o caseros. Vamos con ella.

1. Infórmate sobre la época del año en que debes abonar cada planta, así como la frecuencia y cantidad dependiendo de cada estación, pues varían. También varían los hábitos de abonado dependiendo de si hablamos de plantas con flor, sin flor, cactáceas o frutales, por ejemplo.

2. Si optas por abonos industriales, respeta las indicaciones del fabricante en cuanto a frecuencia, temporada y cantidad.

3. Con respecto a la cantidad de abono, sigue la máxima de menos es más. Como ya hemos explicado en alguna ocasión, más cantidad de abonado no supone más beneficio para la planta. Es preferible volver a abonar a pasarnos, porque el exceso es muy difícil de corregir.

4. El momento óptimo para empezar a abonar las plantas, en general, es durante su crecimiento y desarrollo. Generalmente esto tiene lugar con la llegada de la primavera, ya que es la época del año en que empiezan a desarrollarse con más fuerza y vigor.

5. En el caso de las plantas de flor, el abonado más intenso debe ser justo antes de la floración, de modo que estimulemos que sea más copiosa. Una vez empiezan a florecer, es buena idea reducir el abonado.

6. Para favorecer una floración profusa y de colores brillantes, los fertilizantes que utilicemos (ya sean químicos o naturales) han de ser ricos en potasio. También están indicados en el caso de los frutales, pues estimulan la producción.

7. Aunque existe la creencia de que durante los meses de frío no es necesario abonar las plantas, lo cierto es que esto no es del todo exacto. Lo que se recomienda es no aplicar fertilizante mineral. Sin embargo, los abonos orgánicos son bien recibidos.

8. ¿Qué pasa si tenemos plantas dañadas o enfermas? Pues que debemos esperar para abonarlas hasta que se hayan recuperado, especialmente si el daño está en la raíz.

9. Deja pasar al menos un mes o mes y medio hasta que abones por primera vez las plantas recién trasplantadas o que hayas comprado nuevas. Esto se debe a que el sustrato suele venir abonado y no necesita nutrientes extra.

10. Si no sueles utilizar abono orgánico en tus plantas, es bueno que sepas que se recomienda emplearlo al menos una vez al año (por ejemplo, en los meses de invierno).

11. En cuanto al estiércol, uno de los fertilizantes orgánicos preferidos por los amantes de los métodos naturales en jardinería, es buena idea que tengas la precaución de asegurarte de que lo aplicas cuando está maduro (es decir, curado), pues el estiércol fresco puede dañar la planta, dependiendo de la variedad.

12. Procura no abonar si la tierra está seca. Riégala un poco antes para que el fertilizante no dañe la raíz. Si utilizas fertilizantes en seco, es buena idea regar después de forma abundante para ayudar a que se integre mejor y la planta lo aproveche más.

Sigue nuestros sencillos consejos para un abonado correcto y cuida tus plantas de la mejor manera posible.

Tags: