El sustrato, la base de una buena planta

El sustrato, la base de una buena planta

El sustrato es el medio en el que crecen las plantas, por lo que es fundamental elegir el adecuado para cada tipo de planta. El sustrato debe proporcionar a las plantas los nutrientes y el drenaje que necesitan para crecer sanas y fuertes.

Elige un sustrato que sea adecuado para el tipo de planta que vas a cultivar. Por ejemplo, las plantas de interior necesitan un sustrato que sea ligero y que drene bien, mientras que las plantas de exterior pueden necesitar un sustrato más pesado y con más nutrientes.

Otros consejos:

  • Asegúrate de que el sustrato esté bien drenado. El exceso de agua puede dañar las raíces de las plantas.
  • Mezcla el sustrato con compost o humus para mejorar su estructura y retención de nutrientes.
  • Riega las plantas con regularidad, pero no demasiado. El exceso de riego puede provocar la pudrición de las raíces.

¿Qué tipo de sustrato necesitas?

  • Sustrato para plantas de interior: Este tipo de sustrato debe ser ligero y que drene bien. Se suele fabricar con turba, perlita y vermiculita.
  • Sustrato para plantas de exterior: Este tipo de sustrato puede ser más pesado y con más nutrientes que el sustrato para plantas de interior. Se suele fabricar con tierra vegetal, arena y compost.
  • Sustrato para plantas específicas: Algunas plantas, como las suculentas o las orquídeas, tienen necesidades especiales de sustrato. Es importante elegir un sustrato que sea adecuado para sus necesidades específicas.
  • Revisa el sustrato regularmente para detectar signos de compactación. Si el sustrato está compactado, aflojalo con un palo o una horquilla.
  • Cambia el sustrato cada 2-3 años. Con el tiempo, el sustrato se agota de nutrientes y se vuelve compacto. Cambiar el sustrato cada 2-3 años ayudará a que tus plantas sigan creciendo sanas y fuertes.


Conversemos
Carrito
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0